Para comértela en la cama

afrodisiacos el alimento del deseoSólo hay dos cosas más importantes que la comida y el sexo: leer este artículo y poner en práctica lo que a conti­nuación vas a leer. Los siguientes consejos te serán mucho más útiles y trascendentes que todas tus clases de química y deportes juntas, así que, si yo fuera tú, ya estaría llamándole a esa veclnlta para invitarla a… comer.

1 Mariscos

Las lipoproteínas de alto peso molecular, que poseen especies como el abulón, los ostiones y el camarón contienen una carga de colesterol suficiente como para despertar las hormonas sexuales. Además, el Omega 3 que hay en los peces de agua dulce como el atún, el salmón y las sardinas es un aliado sexual, aún más efectivo que la mismísima mano amiga.

2 Pico de gallo

“La cebolla es uno de los alimentos que mejor favorecen la circulación sanguínea y, por lo tanto, la capacidad para lograr erec­ciones más duraderas”, dice el nutriólogo Francisco Montoya. Este tubérculo intensi­fica sus efectos si se le mezcla con tomate. Dicen que diez tomates a la semana bastan para conseguir un apetito sexual más que aceptable. Así que ya sabes: un piquito de gallo puede ser una excelente antesala para un piquito de lo otro…

3 Frutas y verduras

Cuando escuches aquello de que tú eres lo que comes, tómatelo muy en serio porque es verdad. El desempeño sexual de las mujeres se encuentra íntimamente relacionado con el olor que desprende el cuerpo masculino y este aroma depende, en gran medida, de la dieta que mantengas. Está demos­trado que ellas se prenden más ante las feromonas con aromas frutales y de origen vegetal, así que entre más frutas y verduras existan den­tro de tu alimentación, más podrás excitarlas con tu aroma. Además, es sabido que la fructosa es el princi­pal componente del semen.

4 Alcohol

Después de un par de cervezas, el tímido deja de serlo, la ñoña se suelta el pelo y el intercambio de miraditas se vuelve más abierto. Es innegable que el alcohol constituye un poderoso excitante sexual y un fabuloso estimulante en esto de la calentura, pero sus efectos en la cama son, generalmente, desastro­sos, pues “al momento de beber, la tiroides produce una hormona llamada tiroxina que disminuye la libido”, explica Francisco Montoya. Conclusión: dime cuánto bebes y te diré cuánto la diviertes.

5 Ginseng

No sólo Pelé necesita preocuparse por sus erecciones, también los jóve­nes debemos estar al pendiente de nuestra* potencia sexual, procurando una dieta rica en vitaminas A, B6 y D3, y ácido fólico. Afortunadamente, todas estas sustancias se encuentran juntas en el Ginseng, una raíz con efectos sobre la circulación y el siste­ma nervioso. Se dice que es tan fuer­te que en donde crece no se puede volver a sembrar algo.

 

INFORMACION IMPORTANTE

 

-» En una relación sexual, de aproximadamente media hora, se queman alrededor de 300 kilocalorías, es decir, lo equivalente a seis tortillas o un atole.

-♦ El ajo, el jengibre y la soya son reconocidos estimulan tes del apetito sexual.

-» Los mariscos son una fuente importante de zinc, mineral que se encuentra relacionado con la produc­ción del fluido seminal y con la sintesis de la testosterona -* Un plato de frijoles, habas o lentejas proporciona la energía necesaria para man tener una relación sexual aceptable.

-» Los alimentos que contienen vitaminas V A, B6, C y D3, como el aguacate, estimu­lan la secreción de hormonas sexuales.

Anuncios